lunes, 12 de mayo de 2014

Taller de reparación IV

Alguna vez os he comentado que no debéis tirar vuestra bisutería rota, se puede reparar o transformar en otra piezas.

Hoy os voy a mostrar como he arreglado unos pendientes y he confeccionado un collar a partir de una pieza de otro pendiente.



Lo primero que os voy a mostrar es como he reparado los pendientes, a sido muy fácil, de los dos pendientes uno estaba roto y no tenía arreglo alguno, así que la mejor opción era deshacer el pendiente que estaba bien y aprovechar la base que era muy bonita.


Como veis en la imagen solo he enfilado unas bolitas y unas piezas de rocalla a un bastón con punta de alfiler y lo unido a la base del pendiente.

Crear algo con el otro pendiente ha sido tarea mas difícil, porqué quería hacer un collar a juego con los pendientes.





Empece atando unos alambres finos a la filigrana que formaba el pendiente y a continuación empece a enfilar rocalla verde y blanca.

Para confeccionar la otra parte del collar decidí hacer una cordón sencillo Kumihimo. Tutorial aquí.



Una vez acabado el cordón tocaba unirlo a la rocalla.

Para unir un lado anude los alambres y disimule el nudo con un tapa-nudos después lo uní a un capuchón, disimule la unión con una bola metálica.


El otro lado, simplemente uní la filigrana al capuchón con una anilla.


Y así es como convertí un pendiente en un collar. Hice el collar lo suficientemente largo para no tener que poner ningún tipo de cierre.


Ya veis con una simple pieza podemos crear algo bonito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada